CÓMO HACERTE TORERO EN 10 SENCILLOS PASOS

El siguiente texto lo hemos visto circulando por internet y alguien además lo colgó en nuestro foro. En este caso, para publicarlo, hemos elegido la fuente http://www.beerguardians.com/index.php?option=com_content&task=view&id=50&ItemId=20 .

***********************************************************

1.- Los grandes toreros de la historia tenían un secreto común.
Nacieron imbéciles, en el seno de familias de imbéciles. Si quieres
llegar a algo tienes que tener esa suerte. ¿Como saber si eres lo
suficientemente imbécil? Se aprecia en detalles como los siguientes:

– El único himno que te conoces más que el español es el “cara al
sol”
– Tu padre luce banderitas de España con un águila por toda la casa,
encima de la TV, en cuadros, en pegatinas en el coche…
– Tu cociente intelectual es menor de 80.
– Desprecias a los animales casi tanto como al sexo femenino
– Adoras la violencia, las películas de tiroteos y hostias a
mansalva son lo tuyo. Y para relajarte, cine de barrio.
– Crees que el tío que te lleve la contraria en uno de estos puntos es
gay, cosa antinatural para ti.
– Te encanta ver a Jesulín maltratando animales. Algun día
querrías llegar a ser como él y poder grabar tambien un disco.
– Eres profundamente religioso, ya que tienes muy claro que Dios te
ama sobre todas las cosas, incluido animales, vecinos, rojos de
mierda y gente que te cae mal en general.

2.- Debes dejar los estudios para dedicar tu vida a la tauromaquia.
Cultura y afición al “arte” de los toros son incompatibles. Una pena,
pero tu sabes cual es tu prioridad en la vida: ser un gilipollas total. Lo superarás. En la
ignorancia está la felicidad y no cabe el arrepentimiento.

3.- Hay dos formas de llegar a torero famoso. Uno, ser de familia ya
famosa con precedentes toreros, o bien, ser un idiota de interés para
la prensa rosa. En el primer caso ya lo tendrás todo hecho; en el
segundo basta con ligarte a una famosa. Si cumples ambos requisitos
además podrás maltratar a tu pareja, lo que aumentará tu caché como
buen macho ejjpañol. Eso es lo principal. Lo de torear es lo de menos.

4.- Echale chulería ejjpañola. Sé altanero, siéntete importante,
superior. Demuestra a que clase perteneces. Usa palabrería nazi
como “casta”, “linaje”, “nobleza” que demuestre que has nacido
por encima de la mayoría de la gente y, por supuesto, por encima de todos esos animales de mierda. Has nacido para enfrentarte al
toro. Eres un valiente y la gente te admira, a ti y a tu
subnormalidad.

5.- Cómprate un traje de torero. La plata y el oro han de lucir. Solo
alguien como tú puede llevarlos. La gente en la plaza se fijará en
eso, no en que debajo del oro y la plata hay un hortera a lo Loco Mía enfundado en unas mallas apretadas marcando “paquetillo” y raja del culo , con las que cualquiera querría
que se lo tragase la tierra por un sentimiento de ridículo
espantoso… (todos excepto tú, claro)

6.- ¡Valor y al toro! No tengas miedo.

Poca bravura necesitan los
toreros en sí, ya que como han denunciado varios veterinarios de la
plaza de Las Ventas de Madrid, para restarles fuerzas a los toros se
les clavan alfileres en los genitales, les introducen algodón en la
garganta, líquidos cáusticos en los ojos para dificultar su visión,
les hacen incisiones en las pezuñas, donde pondrán una sustancia
corrosiva que les produce ardor y les impide mantenerse quietos. Su
desorientación es tal que podrás hacerle un pase, y luego darle la
espalda ante el asombro del público. Además un día antes de que el
toro pise la plaza le recortan los cuernos para proteger al torero,
le cuelgan sacos de arena en el cuello durante interminables horas,
lo sumergen en agua y cal toda una noche para ablandar su piel y
facilitar la introducción de las mortales picas, lo encierran en un
lugar oscuro para que, al soltarlo, la luz y los gritos de los
espectadores lo aterren y sus intentos de huir parezcan ferocidad. Tu
no tienes nada que temer: en el mundo del toreo, el torero es un
secundario cuyo trabajo es sólo hacer la pose, y rematar la faena.

7.- Vacila al toro y quédate con el público. Para mayor afición del
público, que te aplaudirá hasta reventar, al toro se le introducen
puyas de hasta 14 centímetros mientras tú descansas. Unos hijos de puta se
dedican a hacer esto, montados sobre caballos enfundados en armaduras
pesadísimas. Ellos no corren peligro, lo peor que puede pasar es que
el toro derribe al caballo en un intento por defenderse y este otro
animal sea entonces el que sufra. Para el desgraciado animal, la muerte se
hace rogar. Aún debes atravesar su cuerpo con una espada de 80
centímetros de longitud, que puede destrozarle el hígado, los
pulmones, la pleura, etc. Si tiene suerte morirá ahogado en su propio
vómito de sangre y, si no, le apuñalarán en la nuca (descabello),
con una espada que termina en una cuchilla de 10 centímetros que le
seccionará la médula espinal. Mientras ha perdido el control sobre su
cuerpo, el toro sigue consciente para ver cómo aquella barbaridad
termina en el llamado arrastre. Mientras todo eso sucede, tu serás
aclamado, vitoreado y sacado a hombros. ¡Eres un héroe!

8.- Que nadie te discuta que esto es un arte. Da igual que te digan eso de
que el arte es un acto de creación, no de destrucción y de matanza.
Esgrime tus fantásticos argumentos, como el de que es una lucha de
igual a igual entre hombre y bestia. Para ti el toro es una hermosa y
noble bestia cuyo destino es ser atravesado por tu espada, para
rematar ganándote sus orejas y su rabo. El que lo hayan drogado es lo
de menos, para demostrar que tu lucha es de igual a igual, tú te
drogarás la semana que viene en tu chalet de Marbella. Métete una
buena raya mientras tus amigos de la jet-set admiran la cabeza del
toro al que “venciste” colgada de la pared. Así, todos contentos.

9.- Presume de amante de los animales. Di que sin la gente como tú la raza del toro de lidia no existiría. Gracias a ti
esa raza se ha conservado y destinado a la tortura y exterminio
continuado, sin que la extinción del pobre animal frene nunca las
ansias de sangre animal de buenos ejjpañoles como tú, que aman
la “cultura” de su pais al tiempo que se llenan los bolsillos de
dinero de cientos de fascistas que defienden esta estúpida tradición.

10.- Como puyazo final, y para que tu nombre sea recordado por siempre
(como Manolete, que en paz no descanse), muérete en el ruedo. Muérete
bien muerto como jamás nadie se había muerto. Deja que ese noble animal te
perfore con sus astas y verás la luz que te lleva al más allá,
mientras tu nombre queda grabado entre los de los grandes “matadores”
(que hermosa palabra, al contrario que la de su sinónimo “asesinos”…). Descansarás
en paz, al igual que todos los seres vivos que has torturado y
asesinado, cuya vida valía más que la tuya.

Ahora si que eres el más grande CABRÓN, ASESINO Y TORTURADOR entre los grandes! (Además de un tremendo GILIPOLLAS)

Anuncios

2 comentarios

  1. Brutal agresión contra activistas de Igualdad Animal en la plaza de toros de La Monumental de Barcelona
    http://www.lahaine.org/index.php?p=31010

  2. Este no lo había visto, Islera. Gran post. Queda claro que entre la Imbecilidad y el Toreo hay una frontera inexistente, si no es que son dos cosas que se solapan.

    salu2!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: